Bartleby
Herman Melville


external image images?q=tbn:ANd9GcShB55tJhJnOgO9o8s4joj16wh4HDU4JacUMwBitjiLohKxyaEE
Soy un hombre de cierta edad. En los últimos treinta años, mis actividades me han puesto en íntimo contacto con un gremio interesante y hasta singular, del cual, entiendo, nada se ha escrito hasta ahora: el de los amanuenses o copistas judiciales. He conocido a muchos, profesional y particularmente, y podría referir diversas historias que harían sonreír a los señores benévolos y llorar a las almas sentimentales. Pero a las biografías de todos los amanuenses prefiero algunos episodios de la vida de Bartleby, que era uno de ellos, el más extraño que yo he visto o de quien tenga noticia. De otros copistas yo podría escribir biografías completas; nada semejante puede hacerse con Bartleby. No hay material suficiente para una plena y satisfactoria biografía de este hombre. Es una pérdida irreparable para la literatura. Bartleby era uno de esos seres de quienes nada es indagable, salvo en las fuentes originales: en este caso, exiguas. De Bartleby no sé otra cosa que la que vieron mis asombrados ojos, salvo un nebuloso rumor que figurará en el epílogo.... (Descargar archivo)

Trabajo de Samuel


Me gustaría desgranar este relato en las tres partes que nos indicó Marisol a Sara y a mí el miércoles pasado.
Inicia mi reseña la introducción, en la que el autor, en el papel de un jefe de tres copistas, describe como es ese trabajo y a él mismo y sus trabajadores.
Después la sigue la acción, donde el narrador contrata a Bartleby pensando que era trabajador y sería una buena influencia para sus empleados, mas pronto descubre que, perdonad el chiste, Bartleby es un hombre de preferencias. Lo que quiero decir es que Bartleby se negaba a hacer lo que no quería hacer con la frase:”Preferiría no hacerlo”. ¡Incluso, en un momento de la historia, se negó a trabajar! También se negaba a abandonar el edificio, quedándose en la oficina durante los festivos.
Al final, debido a la insostenible situación, el narrador se muda de oficina y deja a Bartleby en el edificio, quien es arrestado. En la cárcel, Bartleby muere.
Este relato está amenizado por alguna situación de fino humor.
Me parece un relato recomendable e interesante. Puede iniciarte a la lectura del relato corto.